Alta ruta del Monte Rosa, Spaghetti tour. Parte 1

Por: Curro González, sobreescalada.com

De todos los grandes recorridos del macizo de los Alpes es quizá este, uno de los más conocidos y famosos. Muy frecuentado en verano por multitud de alpinistas, sobre todo en las últimas temporadas, por Españoles.

La travesía consta de diferentes etapas, en las que yendo de refugio en refugio y si las condiciones lo permiten, puedes llegar a ascender hasta 10 o más cumbres de cuatro mil metros. Una cuantía más que apetitosa para aquellos coleccionistas de montañas por encima de esta “mágica” cifra.

Como en casi todas las actividades que se realizan en grandes montañas el condicionante principal es la meteorología. Un hecho difícil de cuadrar, sobre todo en actividades largas como esta, en la que pasas varios días de travesía. Directamente ligado a lo anterior, otro tema a tener muy encuenta es el estado del manto nivoso, pues el paso de refugio a refugio en ocasiones requiere algún descenso y travesía delicados.

Un consejo, más que práctico de sentido común, es que no os aventuréis a realizar esta actividad con mal tiempo. A parte de añadirle peligrosidad, le restaremos lo más valioso, los paisajes. Técnicamente hablando la actividad no tiene dificultad (ojo! que este hecho no le resta en exposición).

Personalmente y como ya sabéis, nunca me ha gustado frecuentar los lugares masificados. Y si no hubiera sido por razones laborales, nunca habría realizado esta actividad. Aunque he de deciros que afortunadamente las personas que me acompañaban eran alpinistas con bastante experiencia, hecho que sin duda nos permitió disfrutar de este Tour de una manera algo más “extrema“. Añadiendo el ascenso a otras montañas más difíciles y planteándonos ascensos fuera de las rutas normales.

Os voy a contar como no lo montamos nosotros, algo diferente y modificado por causas mayores, a el programa “estándar“.

Día 1

Nosotros comenzamos en la localidad Suiza de Sass Fee, no es muy normal empezar este recorrido en este lugar. Pero nos venía bien para más tarde extender la actividad por las montañas cercanas algunos días más.

El Weismiess

Comenzamos la aclimatación ascendiendo el conocido Weismiess 4.023 m, una “relajada” actividad que parte a la cómoda altura de 3000 metros. No si antes ascender, usando los teleféricos hasta la estación superior, en el plató del glaciar.

En la ascensión hay que prestar atención en algunos pasos claves, en donde podéis encontrar alguna rimaya más o menos abierta. El resto de la escalada se realiza por pendientes de nieve moderada.

Día 2

Si no fuera por las impresionantes vistas al Cervino, el día de hoy sería sin duda, el que menos interés tiene. Ya que es un día de transición.

Nos dirigimos a la conocida población de Zermatt, para más tarde ascender en teleférico hasta el punto de inicio de la aproximación, la estación intermedia. Desde aquí por senderos marcados y por el lateral de las pistas de esquí llegaremos al lugar de pernocta, el Refugio Théodule o el Refugio Guide del Cervino.

Vistas impresionantes y un cómodo y agradable día de transición.

El conocido Cervino
Llegando al Refugio Théodule

Día 3

Comenzamos bien temprano la actividad y ascendemos, por las pistas de esquí, los metros restantes hasta llegar a la estación superior del teleférico (Klein Matterhorn). Unas largas rampas más de inclinación moderada, nos van dando acceso a la cumbre del primero cuatro mil de la jornada.

El Breithorn 4.165 m consta de dos cumbre separadas entre sí por una afilada cresta de nieve. Su ascensión no requiere ninguna exigencia técnica, salvo las precauciones propias de andar por glaciar y pendientes de nieve.

En la cresta que une las dos cumbres del Breithorn
360º desde la cumbre central del Beithorn

Salvo momentos excepcionales, la ascensión estará marcada por una inconfundible huella que no deja cabida a la pérdida.

El descenso lo haremos en dirección el Refugio Guide Val d’Ayas, primero por pendientes moderadas hasta alcanzar el plató somital del glaciar y más tarde en descenso y media ladera.

En el descenso al Refugio encontramos otra ascensión, el Pollux 4.091 m.

Este cuatromil es el más técnico de la jornada, para llegar a su cumbre deberemos progresar por alguna pala de nieve empinada y algunos pasos de roca complicada. Encontramos tramos de cuerda fija que facilita el ascenso, así como instalaciones para rapelar en el descenso.

Después de esta ascensión y cómodamente, llegamos al Refugio Val d’Ayas, que se encuentra a pocos minutos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s