Escaladas solitarias en el Cancho de la Ventana, las Agujas de la Cabrera

Por: Curro González, sobreescalada.com

Después de un intento infructuoso en la búsqueda de un día solitario de escalada en el Pico de la Miel (realizando la vía Los Pioneros), decidí asegurar el tiro e ir a lugares que con casi total certeza, me depararía esa soledad y tranquilidad que tanto me gusta.

El enmarañado grupo de agujas rocosas que comprenden el denominado Cancho de la Bola es el lugar idóneo para encontrar soledad, es un rincón olvidado por los escaladores convencionales, y poco visitado por aquellos que se consideran más aventureros.

Conjunto de agujas del Cancho de la Bola. Foto: C. González

No es de extrañar por ello (junto con el secretismo, la falta de información de la zona y las restricciones de escalada), que las vías se encuentren un poco abandonadas; en algunos casos no implica más que prestar algo más de atención de lo habitual, pero en otras ocasiones, el itinerario está perdido.

Evidentemente los itinerarios que más han sufrido el abandono (normalmente por desconocimiento) son los que fueron abiertos hace más de 40 años, de los posteriores mejor no hablar…

El Cancho de la Ventana es un vistoso conjunto de agujas rocosas que marcan el final del margen derecho del macizo del Cancho de la Bola, estas agujas están fracturadas por un profundo collado que rompe la continuidad de la roca, y que ha hecho denominar el cancho en la zona alta y la zona baja.

Como es de esperar, ambas zonas se encuentran recorridas por numerosas rutas de escalada, algunas solamente aprovechan una parte del cancho y otras, intentan ganar metros de escalada enlazando las dos porciones (esto implica un engorroso destrepe que rompe por completo la dinámica de la escalada).

En la base del largo común con la Sur del Cancho de la Ventana Baja.

La vía de escalada «Brujo-Aeronauta» es una de estas rutas que comienzan desde la parte baja, ganando la base de la característica chimenea de la clásica Sur, por un bonito largo independiente que combina la escalada en diedro y en placa.

El largo común con la cara Sur es muy bonito, y está lejos de cumplir los augurios pesimistas que atraviesan tu mente al observarlo desde la base.

Tras el engorroso destrepe por el margen izquierdo de la aguja (cuidado), llegamos a la base de la zona Alta, en donde la ruta continúa por una evidente fisura semiciega que se ramifica en dos en su parte alta.

Tras un largo de transición, la ruta retoma la clásica Oeste para desviarse a la izquierda unos metros antes de llegar a la cumbre.

Fuente: UG

Una línea de escalada muy variada, que toma prestado algunos largos de antiguas clásicas (y de paso los reaviva), pero que conserva identidad propia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close