Escaladas en el Cancho del Soyermo, la Cabrera

Por: Curro González, sobreescalada.com

Después de varias jornadas consecutivas dedicadas a la escalada deportiva, el cuerpo me pedía un cambio; ya hace mucho que interioricé que esta modalidad de escalada es la base fundamental para pasar a desarrollar objetivos más codiciosos y dejé a un lado la equivocada idea de que no vale para nada, además de que me lo paso en grande apretando como un energúmeno, pero en este caso, me apetecía perderme por el monte.

Misteriosamente durante estas largas jornadas me las he apañado para huir de las aglomeraciones de escaladores visitando “secretivos”, e, incluso visitando la escuela de Patones, donde he podido disfrutar de relativa tranquilidad y soledad, eso sí, previo estudio del “mercado”.

Fuente: Lorenzo Borrero (Loren)

Haciendo una mirada introspectiva de mis hábitos en lo referente a la vertical, he de deciros que me siento un poco impostor en tanto a los sentimientos que me producen los escaladores que frecuentan siempre las mismas y tan de moda zonas de escalada, puesto que mi pensamiento crítico hacia este tipo de personas se puede volver reversible hacia mí mismo, ya que yo visito alguna que otra zona también, porque otros escaladores estuvieron allí antes. De esta manera, mi supuesta “creatividad” y “originalidad” a la hora de buscar lugares de escalada, queda relegada al mero cotilleo o chivatazo y, en comparativa, aunque moviéndonos en petit comité, es la misma situación .

Este es el caso de la presente entrada en el blog: en una conversación con Uge, éste me comentó su experiencia en una visita de escalada a la zona del Cancho del Soyermo, concretamente, al sector “Bebé a bordo”. Este entusiasmo hizo revivir dentro de mí la posibilidad de acudir de nuevo a la zona, ya que mi última visita fue hace muchísimo tiempo y no la tenía en recuerdo, además, esta zona se encuentra justo enfrente de un viejo proyecto que tengo pendiente.

El Cancho Soyermo es una gran mole granítica con infinidad de bloques de diferentes tamaños entrecortados por repisas herbosas, se encuentra localizado a la derecha del tan conocido Pico de la Miel y separado de éste por el controvertido y famoso Callejón Soyermo, donde no hace mucho hemos podido vivir una vez más, el intento infructuoso (por parte de un pequeño colectivo escalador), de hacer más accesible su tránsito.

Son precisamente estas repisas herbosas las que restan valor (siempre hablando desde un punto de vista deportivo) a la zona para la escalada, encontrando pocos lugares en donde existen paños rocosos con más o menos continuidad.

Un respiro antes de acometer el techo de salida de “Bebé a Bordo”

En uno de estos “paños rocosos” se encuentra el sector de escalada “Bebé a bordo”, sin duda un llamativo nombre que el escalador Lorenzo Borrero (Loren) nos explica, regalándonos además, el fabuloso croquis que encabeza esta entrada:

” Corrían los años noventa y un nuevo miembro llegaba a la familia. Qué mejor regalo de un padre escalador que una ruta nueva con identidad propia.

En esa llamativa pared del Cancho del Soyermo en la sierra de la Cabrera, por dónde no discurre ninguna vía, puse la vista y por ella me decidí. Pensando en qué nombre le pondría a la ruta me regalaron la típica pegatina que pone, Bebé a bordo, me gustó y así bauticé a la vía “.

La recuperación y actualización de esta ruta está cargada de un gran sentimiento personal.                     

Al poco tiempo de la apertura de mi amigo Andrés Moreno y su compañero Óscar Pascual marché junto a Andrés a repetirla. Ese día la gozamos un montón, es sostenida, muy bonita y variada, con su prominente techo/visera del final, que exige saber cómo superarlo antes de dejarse vencer por la gravedad. No hace mucho, Andrés sustituyó los anclajes viejos por unos más modernos, y el Brujo, que tira fotos desde arriba a todas las paredes que ve (por si tiene que hacer croquis), nos enseñó la del muro Bebé a Bordo. Andrés me propuso que hiciera una ilustración de las mías sobre su vía. Dibujo que tienen enmarcado en su casa para el disfrute y orgullo de su familia.

Aquí os comparto con mucha felicidad para el disfrute de todos y todas, por supuesto para animaros a repetirla, es muy buena y fina escalada para complementar con otras.                                

Loren

En el sector encontramos cuatro rutas de escalada, aunque si hablamos estrictamente, una de ellas es una corta variante de entrada. Las vías de escalada tienen una longitud de 30 metros, pudiéndose hacer en un solo largo (deberéis gestionar bien las cuerdas), el descenso se realiza desde una instalación perfectamente equipada al final de las dificultades, este se puede realizar tanto en rápel como en descuelgue (mínimo cuerda de 60 metros).

Os detallo de izquierda a derecha:

14 Kilos de Furia 6a+/b

Sorprendente ruta semiequipada que actualmente se encuentra algo sucia (se escala perfectamente), supera en un solo largo el margen izquierdo de la pared, primero aprovechando un sistema de fisuras y más tarde un muro de regletas de todos los tamaños. Prestad atención porque en este punto (justo el paso de las fisuras a la placa) encontramos un paso obligado y expuesto.

Excelente.

Oli en los primeros metros de “14 Kilos de Furia”

Bebé a Bordo 7a

Ruta equipada en donde solo necesitaremos cintas, aunque se puede hacer en un solo largo si váis con la idea de liberar el largo duro, os recomiendo que hagáis la reunión intermedia.

La escalada está bien definida por dos secciones, la primera de ellas es la superación de una pequeña barrera de techos que nos dan acceso hasta la repisa de la primera reunión (6a+).Y la segunda (mucho más difícil), la escalada de una vertical placa en donde encontramos dos secciones duras, a la entrada de la placa y la superación del techo final.

Excelente.

Primer largo de “Bebé a bordo”

Daniel Arroyo 6a/+

En esta ruta no sé si fue antes el huevo o la gallina, ya que el llamativo Diedro por el que transcurre el primer largo, creo que ya estaba abierto. Ruta sin seguros fijos excepto reuniones.

Igual que sucediera con la anterior, encontramos dos secciones muy diferenciadas, el primer largo transcurre por un llamativo y sencillo Diedro (al finalizar éste encontramos una instalación con argollas), que nos deposita en una sección de placa algo expuesta y sucia (6a/+) antes de llegar a la repisa donde hacemos la R1.

La segunda sección transcurre por un diedro y techo fisurados que tras una pequeña travesía, nos da acceso a la zona más sencilla de salida.

Muy buena.

Diedro de inicio de la “Daniel Arroyo”

Desconocida ?

Se trata de una variante de entrada de la anterior ruta, se adentra en la ancha y sucia fisura Off-width del margen derecho del muro. Ruta semiequipada.

Para el croquis final de la zona tendremos que esperar a la publicación de Uge en viaclasica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s