Escalada en el Mondalindo, espolón sorpresa con variantes

Por: Curro González, sobreescalada.com

Durante esta pandemia he tenido la suerte de vivir en la sierra. Correr, montar en bici y hasta escalar he podido practicar, no sin antes mandar todo a la mierda, para variar.

Que si 5000 o 10000, que si o que no, desde aquí hasta allá, y hasta: ¡¿ Alto, a dónde vas ?!

Y para colmo ahora para acallar, nos colocan una mascarilla, para rumiar.

No quisiera terminar, sin antes recalcar, la bochornosa realidad. Con qué facilidad, nos pueden suprimir la felicidad.

Anónimo

En estos últimos meses de nuestras vidas tan extraños, nos hemos tenido que reinventar para no olvidar lo que somos. Cada cual ha hecho lo que ha podido, unos con más fuerzas que otros, otros de buen agrado forzados. Pero todos y cada uno de nosotros se ha visto obligado a dejar su vida cotidiana, sea cual fuere, y adoptar esta otra vida temporalmente.

En lo que se aclara este charco de agua sucia, me he visto obligado a darme cuenta, de las casi infinitas posibilidades y combinaciones para la práctica deportiva que tiene las próximas cercanías del hogar que hasta ahora habito.

Oli escalando el largo que une con el contrafuerte inferior con el superior

Y en estas fases tan desfasadas que tan de moda están ahora, me han dado la oportunidad de disfrutar de lo que literalmente tengo al alcance de la mano. Pues como es de todos bien sabido, lo que anda a desmano, ya si eso, será.

El Mondalindo siempre ha estado ahí, inamovible, majestuoso, desafiante. No sé a ciencia cierta lo que me aporta esta montaña, pero me gusta. Y en estos últimos días o semanas, quién sabe, he realizado diferentes actividades ligadas a ella.

De todas estas actividades, como ya habréis podido imaginar, la que más me gusta es escalarlo. Ya, ya sé que en esto otro quizás ande corto. Pero seguro que si no vamos buscando grandes dificultades, no nos dejará indiferentes.

Una alternativa que cada vez utilizo más a menudo, es combinar la escalada con otra actividad, generalmente con la aproximación en bicicleta. De esta manera obtenemos una completísima y divertida actividad, que bien puede terminar en el encadenamiento de varias zonas de escalada (pero esto es para otra entrada del blog).

Tras superar el desnivel correspondiente, nos encontramos una vez más, en el depósito de agua que existe a las faldas del Mondalindo. Desde aquí, tras una transición de material, superamos la empinada cuesta hasta pie de vía.

El Espolón Sorpresa es una línea que recorre el llamativo y estético “hueso” ubicado en el margen izquierdo del sector. Escala éste en el primer largo, por una divertida placa de adherencia IV+ o V+ según lo estricto que seamos. El segundo largo de cuerda transita por unas placas con tendencia a la derecha, para buscar la base de una corta pero vertical placa.

Oli escalando el primer largo

Nosotros, desde esta primera reunión, escalamos por una variante que supera un explosivo murito. Para pasar a una placa técnica de adherencia (6a+) que nos deja en la reunión anteriormente nombrada.

Desde este punto retomamos de nuevo el trazado original del Espolón Sorpresa, un pasito algo más difícil (6a+/b) para entrar a la placa y disfrute hasta la reunión. Existe otra variante justo a nuestra derecha bastante más difícil (6b+/c) en escalada técnica de adherencia.

Desde la última reunión en vez de descender, continuamos por un terreno sencillo hasta enlazar con el contrafuerte superior del Mondalindo (creo que por el largo del “Retorno de Vlady 6a” no obligado). Donde encontramos bastante variedad de líneas y podemos elegir la que nos resulte más estética.

Escalando el Espolón Primavera

Ya hemos escalado casi todas las líneas de esta zona, así que nos decantamos por una que parece bonita y que creemos que no hemos repetido. El Espolón Primavera 6a+, una divertida manera de terminar nuestra escalada, con una peculiar zona de setas en la parte alta.

Descenso y regreso a casa disfrutando de la larga bajada en bicicleta.

Tras terminar el Espolón Sorpresa
Las placas características del Mondalindo

2 comentarios sobre “Escalada en el Mondalindo, espolón sorpresa con variantes

  1. Hola Curro!!
    Ya veo que te gusta el Monda, a mi pasa igual, no es la dificultad o el grado (muchas veces subjetivo), creo que lo que nos gusta es la sensacion de soledad, de tranquilidad y muchos dias: del frio (calor) y el viento que te hacen pesar que estas mas lejos de casa de lo realmente estas.
    La via que reseñas se llama El trepajarras y esta dedicada como la mayoria de mis vias del Monda a algun colega, en este caso a un amiguete de Bustar….gran escalador.
    En cuanto al grado, todas las vias que he abierto en el Monda estan abiertas a mano y repetidas en solitario…por lo que el grado es aun mas subjetivo, concretamente el segundo largo se me rompio un canto pero aun asi creo que tu grado se ajusta mas a lo que debe ser (tampoco conozco a nadie que la haya repetido)
    Bueno no me enrroyo mas. Muchas gracias por el post y un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s