Torre de los Casares, la Cabrera

Por: Curro González, sobreescalada.com

Tendemos a valorar lo que tenemos cuando lo perdemos, anhelamos esos buenos momentos o periodos de vida en lo que disfrutábamos de lo que teníamos, sin haberlos valorado ni prestado atención, en lo que por entonces era lo normal.

No cuidamos (ni respetamos), los espacios tan necesarios para que la magia continúe fluyendo en el sentido favorable y casi sin conocimiento; pasamos por encima de cualquiera, sin dar mayor importancia y explicación, para continuar disfrutando de lo que tanto nos agrada.

Pero nuestros actos tienen repercusiones y con el paso del tiempo (la costumbre de lo que nos produce agrado, hace que nos volvamos egoístas e irrespetuosos), lo que fluía de una manera normal, se transforma en una imposición a nuestras necesidades, devastándolo todo.

Los escaladores somos así, siempre hemos sido así: Ególatras, egoístas e irrespetuosos.

Podemos maquillar el prisma de ver las cosas de melancólicos tonos sepia de mejores tiempos pasados, proclamarnos justicieros de la auténtica verdad en la actualidad o ser un visionario, y lanzar gritos al cielo de catastrofistas revelaciones del futuro (de dónde venimos y hacia dónde vamos), pero la verdad: siempre hemos sido así.

Afortunadamente ha habido excepciones, personas que conservan y cuidan lo que tanto les hacen disfrutar, sin necesidad de expresar al mundo exterior sus éxitos o logros, alejados de masas, pasando en silencio y desapercibidos en busca de lo que más les gusta.

Si nos dejáramos de palabrerías y siguiéramos sus pasos como escaladores, tal vez aprendiéramos algo.

La Torre de los Casares es una de esas formaciones rocosas de las que nadie sabe ubicar, ni ha oído hablar, deberemos tener un amplio conocimiento de la serranía para ubicar a la primera dicha formación.

En ella, un grupo de escaladores ha descubierto una auténtica joya olvidada, un descubrimiento que sólo los que buscan en silencio su camino, pueden encontrar.

Alejada de cualquier formación rocosa de renombre y las ya archiconocidas rutas de dificultad, encontramos una espectacular fisura, en un entorno salvaje.

¡Qué gran descubrimiento y qué gran regalo han dejado!

Fuente: UG

Un ejemplo muy claro de cómo hay que hacer las cosas, escaladla y comprenderéis.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close