Nuevo rocódromo, Arganda del Rey

Hace ya algunos días se inauguró el nuevo rocódromo de Arganda del Rey. La infraestructura se encuentra en la ciudad deportiva Príncipe Felipe y está construida con paneles prefabricados de fibra de vidrio y volúmenes similares a los que se pueden encontrar en el medio natural.

El rocódromo, de 12 metros de altura, permite la práctica de las técnicas de escalada, además de facilitar la iniciación deportiva en esta especialidad con un Boulder de 2,5 metros de altura, especialmente diseñado para aprendizaje. También cuenta con una plataforma superior para prácticas de rápel.

Lleva el nombre del desaparecido deportista Antonio Guzmán Ruiz, “El Chule”…

La placa conmemorativa

Pero quien era “El Chule”?

Básicamente era una de esas pocas personas que te hacía sentir bien, con la misma cantidad de embrutecimiento que de amabilidad y cordialidad. Siempre dispuesto a ayudarte y capaz de anteponer sus necesidades a las tuyas. Con un sentido del humor irónico capaz de arrancarte una sonrisa en la peor de las situaciones.

Por ello no es de extrañar que fuera muy conocido y querido por sus amigos. Y tampoco es extraño que al conocernos nos hiciéramos amigos.

“El Chule” escalando en hielo en la Grave
En el Khan Tengri

Ángel y “El Chule” fueron mis alumnos en un curso de perfeccionamiento al Alpinismo en la Sierra de Gredos. Pronto me percaté del carisma de esta pareja y me envolvió un aura de honestidad y pura simplicidad que no he vuelto a ver. Pasado un tiempo “El Chule” y yo coincidimos en una expedición al Khan Tengri, en donde estrechamos nuestra amistad.

Juntos durante años compartimos muy buenos momentos de escalada y fue y es, una persona muy importante para mi. Pero si tengo que recordar o destacar algo de nuestra amistad no es a nivel deportivo, si no a nivel personal.

Después de escalar la “Rabadá – Navarro” del Fire, Riglos

Uno de esos tantos días de escalada habíamos viajado juntos a Pirineos, yo estaba escalando en Ordesa y él haciendo la Cresta Salenques, nos reuniríamos todos a la noche para compartir risas y vivencias. No sé si fue el destino o la mala suerte, pero aquella tarde ya no nos volveríamos a ver más. Tú pérdida me dejó vacío y no tuve otro remedio que llorar incontroladamente como un niño pequeño.

Risas y abrazos allá donde estés “Chule”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s