Correr por Montaña. La Najarra desde el Hueco de San Blas

Por: Curro González, sobreescalada.com

De entre las diferentes propuestas que os vengo presentando en la categoría de «correr por montaña» en la zona de la Sierra de Guadarrama, no podía faltar una que transitara por la Najarra.

Para hacer más completa su ascensión, decidí prolongarla desde su vertiente sur, en el característico y pintoresco Parking del Hueco de San Blas, en vez desde su punto de inicio más común, el Puerto de la Morcuera.

Aprovechando la coyuntura, prolongué la actividad por el tortuoso y espectacular camino que asciende hacia las Torres de la Pedriza, pasando por el característico Collado de la Ventana (en su parte baja) y por las cumbres altas de Cuerda Larga: Asómate a los Hoyos y Bailandereos.

De esta forma, antes de afrontar los últimos repechos hacia la cumbre de la Najarra desde el collado del mismo nombre, había realizado un espectacular recorrido por uno de los parajes más emblemáticos de la Sierra de Guadarrama.

No os puedo ofrecer grandes imágenes del recorrido, no sé si por despiste o por liberación, últimamente se me olvida en mis actividades el aparato de llamadas y fotografías (está claro que con esto del blog no me voy a ganar la vida nunca….).

Y es que en definitiva, voy a correr, no a posar, ni a perder el tiempo a cada instante en grabar mis impresiones. Al menos, esta vez, puse el reloj para poder compartir con vosotros el track de la actividad (aunque creo que existen discrepancias de kilómetros y desniveles).

Centrándonos en lo realmente importante: ruta espectacular, con miradores naturales emblemáticos que nos ofrecen unos paisajes únicos en la Sierra de Guadarrama, caminos sencillos de recorrer (pese al acusado desnivel) y casi con total seguridad, la posibilidad de transitar por un camino casi desconocido para la gran mayoría de las personas, la Senda de la Parra (empinada y algo confusa «trocha» que desciende vertiginosamente desde el Collado de la Najarra, hacia el Hueco de San Blas).

Espero lo disfrutéis tanto como lo hicimos nosotros.