Héroes anónimos

Por: Curro González, sobreescalada.com

Este apartado está destinado a realzar el trabajo de aquellas personas que pasan desapercibidas, en el anonimato. Alejadas de fuentes mediáticas y sensacionalismo, gente “pura” que se dedica en mente y alma a su pasión, sin necesidad del reconocimiento del colectivo escalador. Realizando una labor, no por ello menos importante, que las personas que estamos acostumbrados a ver en los medios especializados.

Es por ello, que me ha parecido justo, dedicarles un espacio para que los podáis conocer.

Uge García

Seguro que sin saberlo, buscando información en algún momento, has encontrado lo que buscabas en su web. Ya sea a través de los participantes del activo Chat o de las numerosas y detalladas reseñas que existen en su interior.

Un escalador diferente, de los de antes. De los que no están al uso, apasionado con lo que hace y cómo lo hace. Que prefiere compartir en el anonimato a “morir de fama“.

Buscador incansable de sueños.

Sitio Web: http://www.viaclasica.com

Para las personas que no te conozcan, háblanos un poco de ti. ¿Con qué palabras definirías tú vida como escalador hasta el momento?

¡Te puedo asegurar que de escalador no tengo nah!, está muy sobrevalorado, soy más de caminar. Conocí la montaña siendo niño. Con el tiempo, rozando la mayoría de edad, dejé la hermética ciudad para ir a uno de los mayores manicomios a cielo abierto: la montaña guadarrameña y otros dominios que omitiré, para no despertar a las bestias pardas.

Para poder ser caminante de montañas, había que labrarse una buena base de recursos físicos, psicológicos y técnicos, para no irse pronto al otro barrio, que no veas cómo engancha el riesgo. A pesar de ello, ya sufrí algún que otro accidente sin consecuencias. Fui autodidacta, a base de leer libros y observar a gente con oficio, preguntarles las dudas, escucharles. La práctica me sirvió para afianzar conocimientos adquiridos, con el tiempo reciclar o aprender nuevas técnicas.

Me inicié en la escalada deportiva para poder ir seguro en vías de varios largos, que se me antojaba algo difíciles, como ahora, que andamos decotándolas ¡y a mucha honra!. Recuerdo repetir la Rivas-Acuña del Pájaro, con un ocho cada uno, pocas cintas, algún lazo anudado, cuatro friends que nos dejaron, ¡una cuerda usada con no se cuántas caídas de factor dos…! ¡y aquí estoy!, a pesar de la inconsciencia de aquellos años inolvidables.

Una cosa buena me ha enseñado la montaña, a pesar de su hierática hostilidad y el diverso contraste de los paisajes, fantásticos, infinitos e indescriptibles que contemplan mis sentidos, es que nos llena de vida a pesar de tantos sufrimientos, a pesar de que lo venden hoy en día como un “parque de atracciones”. Es una escuela dura, sentí con el paso de los años, que lo peor no era la montaña sino las personas que asisten a ella, ¡porque no veas que pedrada tenemos!. Porque si una persona no se tiene respeto a sí misma, ni a los demás, la montaña va a ser quién te lo enseñe por la vía del sufrimiento.

Cuanto más viejo me hago, más disfruto de mis caminares en compañía de personas muy locas,, seguras de sí mismas y confiables.

¿Por qué la web “Vía Clásica”? ¿Cuál fue el motivo que te llevó a semejante aventura?

Recuerdo llevar croquis de la Revista Desnivel y de algunas guías que editaron aquellos años. El trazado de las vías que repetimos, nos metieron en un buen jaleo. En el papel exponían una cosa, en la pared te encontrabas en un auténtico marrón, siendo itinerarios adecuados a nuestras capacidades; sin poder aclararnos qué le hizo pensar al ilustrador de la reseña “que era por ahí”. Tal vez no habría escalado la vía, sino que le habían pasado la foto, con la línea pintada y que quede bonito. Un croquis debe de ser, al menos, una prueba fehaciente, con rigor y con escaso margen de error, donde poder seguir un determinado recorrido con ciertas garantías.

De estos marrones, sobrevino la idea de de hacer mis propios croquis. Al ir repitiendo vías, fui llenando el repertorio, que para darle salida, tuve que aprovechar las bondades de la naciente internet para compartirlos gratuitamente.

Viaclasica.com echó a andar sin hacer mucho ruido, desde el año 2006. Al cumplir su década de vida, me cansé de tantos vaivenes. Estuve a punto de darle de baja. Los amigos aparecieron a tiempo para apoyarme, para que siguiera siendo un lugar de referencia y consulta. Gracias a la mano de otro compañero especializado en web (josetxu.com), se prestó a ayudarme a darle otro enfoque. Ahora está disponible para ajustarse a diversos dispositivos, con predominancia en la consulta vía móvil.

Veremos hasta dónde llega esta segunda etapa. Desde aquí agradecer a todos/as lo que seguís consultando, aportando reseñas y alguna que otra sugerencia.

Tus reseñas y croquis son una pasada, son de dedicación plena. ¿Dedicas mucho tiempo a ello?

Muchas Gracias. Todo depende de las características de la vía, de apuntarlo o memorizarlo para poder transcribirlo a la reseña. No es lo mismo una vía de un par de largos que otra que pasa de la decena. De sí hago muchas fotos a la misma pared o desde diferentes ángulos. Algunas veces no logro el resultado deseado, teniéndome que aguantar. Las mejores fotos se sacan desde cierta distancia, tras ganar  altura sobre el terreno, se consigue una foto más homogénea, con bastante claridad de los detalles de la pared por donde transcurre la vía. Como tengo buena soltura con la aplicación y dependiendo de la reseña, puedo tardar, a lo sumo de una a tres horas. Excepto en el póster panorámico del Pico de la Miel, en el que tardé casi un mes.

En todos mis actividades, consigo un buen repertorio de fotos propias, donde algunas formarán parte del directorio de croquis. He escrito a montañeros, que han colgado sus fotos en la internet, para pedirles expresamente los derechos de uso de la misma para los croquis, evidentemente respetando la procedencia del autor, acceden encantados y me facilitan la labor. 

Crear croquis, es un trabajo que me apasiona, lo hago encantado para que cualquiera vaya con una reseña clara. Lo bueno de ser reseñas digitales, se pueden actualizar si detecto o proponen cambios en el itinerario. Para complementar mis croquis, sugiero contrastar detalles con otros en la red o guías de papel, para no llevarse sorpresas. Tales como informarse de las aproximaciones y descensos, calcular distancias a recorrer, prever el tiempo meteorológico antes de la ascensión, la dificultad relativa de cada largo. Si con esto consigo que disfruten de la vía, hagan cima y bajen sanos, enteros, dispuestos a brindar con una buena cerveza,  me doy por agradecido.

Es de agradecer las diversas aportaciones de croquis que he recibido para publicar, sean estas en trazado sobre foto o a mano, son todos una pasada. Porque si piensan en Viaclasica para publicarlos, es sinónimo de que va a llegar a todo el mundo. Lo mismo opino de aquellas webs homólogas  que recopilan y crean sus propios croquis, de buena calidad, como son elev-arte.com, enlavertical.com, lanochedelloro, por citar algunos.

Las reseñas con las que más disfruto, son las de Loren Borrero, porque tras escalar una vía que él no ha hecho, me solicita el croquis trazado por mí. A partir de este, ilustra el suyo. Sinceramente, estos son los verdaderos croquis, los que se realizan a mano, con pasión y tiempo por delante.

¿Cómo manejas los reclamos e inquietudes de los colaboradores y visitantes de tú web? 

Ahora la web trabaja con un gestor de contenidos que nos facilita manejar con más comodidad cualquier componente. Antaño cuando solicitaban dar de baja algún contenido, lo hacía a mano en el código. Ahora es otro cantar, se despublica enseguida y deja de estar indexado en la internet.

Me consultaron el porqué no añadía más info a los croquis, como por ejemplo, qué de cómodas son las reuniones. Si pusiera todos los datos, me acaban fusilando los croquis,  llegando a hacer una guía empleando mi tiempo y trabajo. El que quiera más datos, puede comprarse una guía de las actuales o bien se anime a escalar el itinerario. También me solicitaron que ascendiera determinadas vías, porque no se atrevían. Con la idea de disponer de un croquis viaclasiquero e ir con el terreno abonado, con la ventaja de no pasar un calvario y curtirse el lomo como debe ser. De estas historias surgió el cachondo lema de: -¡Quiero vivir!-

¿Has tenido alguna mala experiencia con algún visitante?

Evidentemente, como ya cité, las montañas son el mayor manicomio a cielo abierto. En ellas, aparte de ir gente sana, predomina otro tipo de gente con problemas contra el mundo, gente con ambición desmedida, gente que se mete en la vida de los demás, gente que odia y busca continuamente pelea innecesaria y por temas irrisorios e inmaduros, sobre todo, gente que se olvida de lo más sencillo: apostar por un diálogo asertivo, aprovechar las bondades la risa sana, que es el mejor antídoto para las malas experiencias. Ayuda a unir a las personas en vez de separarlas. Sinceramente, no me hago responsable de los problemas que pudieran padecer, porque no estoy para sacarles la basura e ir a tirarla al contenedor.

¿Qué opinas de las regulaciones de escalada? ¿Son necesarias?

Una regulación es un mecanismo para contener las amenazas humanas en la naturaleza, es a la vez, un caballo de batalla que genera mucha discordia. Es interesante observar cómo las regulaciones han preservado zonas proclives de perder su equilibrio medio ambiental. De lo contrario, nos habrían llevado a una restricción total e injusta o valiosa, según los ojos con que se miren. Hay casos de regulaciones restrictivas, sin ningún estudio que impiden el acceso a determinadas zonas, provocando un rechazo por falta de rigor e incluso empatía con determinados colectivos que defienden la escalada sostenible. Es muy difícil contentar a todas las partes, sobre todo a quién está en un sillón pagado por todos, que debe de cumplir los mandatos neoliberales que le imponen desde más arriba.

En otras regulaciones donde existe mayor afluencia de visitantes, como es la figura de un parque nacional. Las medidas han tenido dudoso calado entre los escaladores, que suelen respetar por donde van a encaminar sus pasos y diversificar sus actividades. Ahora con el cambio climático por aumento de emisiones C02, el cambio de costumbres en la sociedad hiperconsumista, el comportamiento alterado de la fauna y flora e invasión de especies de otros hábitats. La agricultura industrial ha incrementado la pérdida de biodiversidad, las construcciones ilegales en espacios protegidos, la deforestación, los incendios malintencionados, las sequías prolongadas, las plagas, los venenos, la caza ilegal, los tendidos de alta tensión, las estaciones de esquí con sus ampliaciones, los molinos eólicos, el turismo indiscriminado que confunde espacio salvaje con el parque de casa, siendo este, invasivo, inconsciente, imprudente e irresponsable. Las carreras tanto a pata como con vehículos de tracción mecánica que invaden caminos y un largo etcétera. Sinceramente queda mucho, mucho, mucho, mucho trabajo por hacer. Que en esta península ibérica se actúa cuando hay puntos negros, siendo más propensa la costumbre de mirar hacía otro lado y que no me toque o salpique.

El resurgimiento de la escalada como moda deportiva, la proliferación de rocódromos, de equipamientos o camuflados reequipamientos masivos en cualquier pared, inclusive la producción de vías ferratas, de infinidad de guía de escaladas, también de libros y revistas relacionadas, de reseñas en la web, las redes sociales que todo lo viralizan, de cursos a cien, etc. Todo esto, está atrayendo más adeptos a su práctica, salvo honrosas excepciones, desconocen la fragilidad del entorno donde practican su actividad.

Propongo que  los organismos medioambientales pudieran crear seminarios gratuitos en consonancia con otras asociaciones relacionadas con la escalada o clubes de montaña; ampliar los medios informativos a todos los niveles, para que la estancia y disfrute en estos espacios se haga con el debido respeto que merecen. No basta usar las redes sociales para atajar y ahorrar medios, se olvidan de que las personas accedemos a la naturaleza a pie, siendo aquí donde se debería informar más a menudo. Es aquí donde se podrían crear estas escuelas de conocimiento alternativo, gratuito y de calidad, porque seguramente, cambiarían mucho las cosas.

En una visita al Valle de Yosemite (EEUU), observé que los Rangers están integrados con los escaladores. Todos cooperan para que se pueda disfrutar dentro de un equilibrio vital, respetando las normas vigentes y aprendiendo entre todos, con el apoyo de organizaciones de defensa de la naturaleza y asociaciones de escalada. Algo que me gustaría que se pudiera asentar en la península ibérica, porque la unión hace la fuerza. Si somos más que los lobbys más poderosos, seremos de hacer músculo para luchar contra otras causas que repercuten en las montañas, con la premisa de ceder más que pretender acaparar por ansias egoístas.

Me desagrada completamente todo lo que tiene que ver con las competiciones tipo rallyes de escalada que se promueven, aunque tengan el visto bueno de las administraciones medioambientales. A la montaña se le acaba convirtiendo en un estadio, se difumina ese halo de misteriosa, de solitaria, de templos inalterados, convirtiéndolos en los nuevos parques temáticos. La montaña ahora es sinónimo de competición en detrimento de la naturaleza. Ojalá hagan rocódromos de doscientos metros de alto y que pueda albergar un buen número de vías, para que allí hagan las competiciones, ligas o como quieran llamar a su producto estrella.

Si tuvieras que elegir una vía de escalada, que te marcó. ¿Cuál sería y por qué?

Difícil me lo pones. Pues cualquier itinerario que esté fuera de la etiqueta de mítica o imprescindible, me han encantado un montón. Son itinerarios que no están concurridos, ni lavados. Carecen del interés más absoluto, o bien, porque son vías peligrosas. Adentrarme en lo desconocido y sin saber que va a pasar más arriba, me abstrae y engancha por completo. La simbiosis cordada-roca en un entorno desconocido, es sinónimo de autodescubrimiento, por supuesto, dentro de las capacidades de la cordada.

¿Seguro que no tienes alguna vía? venga, no me seas mamónidus… 

Ya que insistes. En La Pedriza, la vía del Centenario a el Pinganillo Grande. Se la dedicaron como homenaje a los cien años de escaladas pedriceras. Somos la única escuela del mundo que no ha celebrado sus bodas de oro. Si reconociéramos lo mucho que hicieron los pioneros en sus comienzos y generaciones posteriores hasta nuestros días por todo el ancho y alto del Guadarrama; se nos podría caer la cara de vergüenza dejar pasar un evento así.

¿Cuál es tu zona preferida de escalada? ¿Por qué? 

La parcela pedricera es un lugar al que le tengo cariño infinito. En ella comencé a dar mis primeros pasos. Ahora no voy tanto como quisiera, porque son etapas que he ido cumpliendo. Actualmente ando centrándome en otros objetivos. Si voy a ella, es para repetir alguna vía que no he hecho aún. Disfruto descubriendo recovecos, pasadizos, callejones. Incluso subir a pequeñas cimas que hoy en día no tienen tanta importancia. Hay gente que dice que ha escalado casi todas las vías que hay en La Pedriza, y eso que hay más de cinco mil… No me salen las cuentas, recordemos que estamos ante el mayor manicomio a cielo abierto del mundo y cada vez hay más psicólogos/as, terapeútas, científicos/as, que se han acercado a vivir a Manzanares el Real para saber qué pasa ahí…

Cuando suelo acercarme a la Pedriza,  es como ir a casa de los abuelos, allí te los encuentras felices en sus montañas de toda la vida. Tengo una ONG que se llama Pon un Abuelo en la Cumbre, es la actividad más cachonda que hemos hecho en mucho tiempo. Compartimos escaladas con alpinistorros de la vieja escuela. Subimos a lugares increíbles, la sonrisa que emanan, es de niños pequeños… ¿Y sabes lo mejor tras una escalada con ellos? El famoso catering que suben oculto en sus mochilas. Nada de barritas energéticas. Botellas de vino de marca, embutido ibérico, hogazas, frutas, dulces, etc. ¡Que bien se cuidan!.

Qué opinas de la evolución que ha sufrido este deporte en los últimos años, ¿hacia dónde crees que nos dirigimos? ¿alguna crítica?

Se ha vuelto más consumista. Se ha capitalizado cada actividad en la montaña para ganar, única y exclusivamente: dinero. Sin pensar en el impacto que provocamos con nuestras acciones. La voracidad y codicia humana no tiene límites conocidos, que sin pretender ser alarmista, nos espera un mañana maldito, todo porque, lo que hagamos hoy, repercutirá en las siguientes generaciones.

¿Te consideras un escalador romántico? ¿Qué opinas sobre el trabajo de guía de montaña y el aumento de empresas de montaña en los últimos años, se ha roto el romanticismo?

Más bien brujo del que hay que temer. El romanticismo lo dejo para noches toledanas, en repisas de mala muerte, comentando lo bonita que es la vía, mientras observas fugaces y el compañero/a te dice, ¿cuánto queda para la cumbre? y respondo: -pues no lo sé ni yo, anda duérmete niño/a que me desconecto, que mañana será otro día…- Mientras bajo el volumen de los audífonos, los últimas palabras que escucho en la oscuridad: – ¡¡¡….nidus!!!.-

El noble trabajo de guiar está lleno de romanticismo, todo depende de la persona que ejerce esta profesión y sus sentimientos. Es cierto que han proliferado muchos titulados con poco recorrido a sus espaldas, con la idea de buscarse un trabajo del que comer, dada las circunstancias en las que se encuentra el país. Es cierto que en mi entorno más cercano, conozco guías, muy buenos guías, de los mejores que he visto. Viven con pasión su profesión y se ganan con creces a la clientela, que vuelve a repetir con ellos para aprender de la montaña, de la vida, del respeto ante el prójimo, de reconocer las capacidades y saber decir no a tiempo, siempre es una victoria. El mejor guía del mundo es una persona humilde que empatiza con su cliente y camina a su lado. 

Vemos que no paras, siempre liado con diferentes actividades. ¡La última haciendo tirolinas en la Pedriza! ¿Cuál es tu próximo proyecto?

Como dije antes,  de escalador tengo poco, he hallado otro modo de disfrutar de la parcela con otro tipo de actividades. Tengo muchos proyectos, por aquí no los puedo decir, lo siento. ¡No sabes la que se puede armar Curro…!

¿Normalmente quién o quiénes son tus compañeros de escalada?

Tampoco puedo desvelar en la internet quién o quiénes son mis compañeros/as, no me gusta la idea de exponerles dando nombres. Porque para mi son personas muy especiales, se merecen estar ajenos a este mundo cibernético, donde hay mucho desaprensivo/a que lo único que busca es carnaza. Lo siento mucho Curro.

¿Tienes alguna persona como tú fuente de inspiración?

Si, por supuesto, y como expresé en la otra pregunta, se queda sin saber quién es. Pero te diré que es una persona excepcional. Se encuentra fuera del rebaño, de todo aquello que es artificial, convencional, insípido, superficial. 

Por último, si te enterrasen como un faraón… ¿Qué cosas de escalada te llevarías “para el otro mundo”?

Cuando me vaya, nadie se acordará, salvo en quién he dejado huella.

Prácticamente somos una sociedad que vive con miedo a la muerte. Vivimos pensando que nunca nos va a pasar nada, que hay que coserlo todo de chapas, que hay que ganar dinero aprovechándonos de la montaña con la excusa de vender seguridad y bienestar, es involución.

La montaña no nos quiere así para los males que les estamos provocando, siendo el primero que he cometido muchos pecados… Te chivo que ya tengo ganada una plaza de brujo cuando baje al infierno, es lo que me llevo. El dios Osiris me lo confirmó cuando se me desveló una noche toledana en mitad de una tapia. Allí me esperan los verdaderos albinis de pura sangre y otros pecadores, se van a alegrar al verme pasar la puerta de la mano del Gran Mamónidus…

Y pa’terminar: no veas si la entrevista de Curro tiene curro. Muchas gracias ¡un abrazo!.

Muchas gracias por todo Uge y que sigas igual. Un abrazo.

3 comentarios sobre “Héroes anónimos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s